El desarollo del test crómático de Lüscher

Desarrollo

 

Desde muy joven Max Lüscher inició el estudio de la obra de Sigmund Freud, en particular “La interpretación de los sueños”. Más tarde se dedicó al aprendizaje de todo lo escrito sobre fisionomía que pudo encontrar en la Biblioteca Universitaria, desde Aristóteles a nuestros días. A los dieciséis años (1939) elaboró un método para conocer el estado psicológico de una persona por la contracción de los músculos faciales, desarrollando una sistemática psicológica propia; este estudio es el origen de las primeras dos dimensiones de su psicología regulativa: “directivo-receptivo”, y “constante-variable”.

Desde entonces, Lüscher empieza a usar conceptos y categorías lógicas y psíquicas totalmente originales y no reductibles ni al lenguaje psicológico-corpóreo de Freud (oral, anal, fálico o genital) ni al psicológico-espacial de C.G. Jung (introversión-extroversión).

De 1938 a 1941 Max Lüscher estudió también la grafología de Ludwig Klages utilizando su concepción teórica sobre la letra a fin de poder completar y afinar su propia teoría psicológica.

Psico-Logíca (o logica de la psique)

 

Se dio cuenta, después de muchas tentativas fallidas, de que encontraba la solución adecuada no formando las categorías a partir de observaciones empíricas, sino más bien, utilizando las propias categorías lógicas del pensamiento. De modo que nosotros, incluso sin ser conscientes, aplicamos las categorías de nuestro pensamiento a los fenómenos, y que tendríamos, en primer lugar que haber reconocido y comprendido las categorías del sistema de pensamiento, para poder utilizarlas luego como un método de investigación, desprejuiciado y fenomenológico.Durante decenios se esforzó por encontrar, en el ámbito de la lógica de la psique, los términos mejores y los más precisos para las categorías de su psicología regulativa; sabiendo que estos, en contra de la habitual terminología psicoanalítica, no deberían ser en ningún caso, ni corporales (oral, fálico...) ni espaciales (introvertido/extrovertido)), ni temporales (arquetipos/fases).

Los Colores

 

En este periodo, a la edad de 16 años pudo acudir, gracias a un permiso especial, a lecciones y seminarios de psicología y filosofía en la Universidad de Basilea.

A la edad de 18 años, de estudiante, aprendió el test de su compatriota Hermann Rorschach, y elaboró un método que permitía evaluar, con este mismo test, la lógica del pensamiento. El profesor Probst, psicólogo escolástico, que enseñaba el test de Rorschach en la universidad, le permitió ausentarse de la escuela, a fin de poder poner por escrito este nuevo método. Al mismo tiempo, se esperaba que Max Lüscher llevase a cabo los estudios sobre el diagnóstico de los colores elaborado por el test de Rorschach. Este deseo determinó el destino de Max Lüscher. Su interés principal ahora ya no era el test ni los colores sino la comprensión de la estructura psíquica humana, e incluso, la psicología de los colores le interesaba al principio solo en relación al test de Rorschach. Sólo después de cinco años de intenso trabajo (de 1941 a 1946) pudo resolver los problemas mediante el uso de la lógica y la experimentación.
A diferencia de otros, reconocía que la percepción sensorial de los colores es objetiva y universal, pero la simpatía hacia los colores es subjetiva, y percibió que la condición subjetiva y psicosomática puede ser evaluada objetivamente con el test cromático.

El profesor John Stähelin, director del Departamento de psiquiatría, permitió en 1941 al estudiante Max Lüscher el acceso ilimitado a los pacientes y a sus historias clínicas. De esta manera pudo aplicarse desde el principio, examinando a fondo y desarrollando su diagnóstico de los colores en los pacientes y en algunos escolares de educación especial.

Una coincidencia afortunada fue el que Karl Miescher, director general de la Ciba, en aquel momento la mayor industria química de Basilea, estuviera personalmente interesado en la psicología de los colores: puso a disposición de Lüscher, durante los cinco años de la elaboración de los colores específicos del test, un laboratorio, material y personal auxiliar. De 1941 a 1946 Lüscher intentó encontrar entre 4.500 tonalidades de colores de diversos materiales (papel, metal, madera, gelatina fotográfica, seda, lana) los colores que correspondieran exactamente a su sistema psicológico.

De la edad de 22 a 24 años (1945-1947) dirige autónomamente, como estudiante universitario, la evaluación psicodiágnostica del personal en el Instituto de Psicología Aplicada de Basilea. Este trabajo le permitió verificar que el diagnóstico de los colores no sólo era más simple y rápido, sino que permitía también obtener resultados más diferenciados y sustanciales respecto a los tests utilizados hasta entonces.

Difusión

 

En el año 1947, a la edad de 23 años, M.Lüscher presentó su diagnóstico de los colores en el Congreso mundial de psicología de Laussanne, el primero tras la Segunda guerra mundial. Por ello, su test cromático fue internacionalmente conocido, y su teoría fue publicada en las actas del congreso “Le diagnostic du Caractère” ( Presse Universitaire, Paris 1949), lo que le permitió enseñarla durante 1949 y 1950, desde el Departamento de psicología de la Sorbona y en el Ministerio de Trabajo de Francia, Paris.
Ya de estudiante (1947) Max Lüscher fue elegido en el consejo administrativo de la Sociedad de Filosofía.

En la lectura de su tesis doctoral (1949) los profesores de psiquiatría, psicología y filosofía evaluaron su obra psicológica sobre el diagnóstico de los colores con sobresaliente cum laude, declarando además que formaría parte de la historia de la psicología.

Esfera de Actividad

 

En 1949 fue elegido por el Instituto antropológico suizo, que tenia como meta el financiar durante tres años el mantenimiento de los futuros docentes universitarios de filosofía.
En este mismo periodo y en los tres años siguientes, Max Lüscher da clases con el aula siempre hasta los topes en la Universidad de Basilea. Al mismo tiempo, ejercía en su consulta psicoterapéutica, utilizando sobre todo la técnica de la interpretación de los sueños aprendida en Paris.

Gracias a la aparición en 1952 de un articulo en una revista Suiza sobre su psicología de los colores, uno de los más grandes grupos editoriales de Alemania le contrató como consultor en Hamburgo. Allí trabajó, entre otros, con una de las agencias publicitarias más importantes del mundo y con las industrias alemanas más importantes, lo que le permitió extender el diagnostico de los colores a investigaciones estadísticas proyectadas a gran escala, según el punto de vista demográfico y cultural.

 


Impressum Kontakt
Copyright Lüscher-Color-Diagnostik AG © 1949-2015